960 91 43 14 - whatsapp icon2 607 066 804

facebook  twitter  instagram

Carta de vinos


En Tintorera Winery practicamos un concepto nuevo de hostelería, en primer lugar, sentimos que tenemos la obligación moral de ser honestos y sinceros con nosotros mismos y con nuestros clientes y amigos.

Buscamos mentes claras, lógicas, sin contaminar -por el voraz marketing y las guías vinícolas-, que sean capaces de apreciar vinos de todas las zonas vitícolas del mundo, haciendo que la imaginación vuele a través de nuestros sentidos.
La selección de vinos de esta carta está repleta de emociones, de agradables sobresaltos, de "terroir", de pasión, de laboriosidad e incluso de lujuria; es una estricta selección donde nuestro cliente y amigo no se puede equivocar ni a propósito, ya que escogiendo un vino nuestro "a ciegas", estamos seguros de que dará con un producto magnífico, elaborado por personas apasionadas de su trabajo, viticultores que aman lo que hacen y lo transmiten indeleblemente a sus vinos.

Aquí en nuestra carta de Tintorera Winery no encontrarás “bisutería”, ni vinos de relleno, de esos que se ponen “por compromiso”. Tampoco tenemos en ella vinos industriales “creados” por fábricas o “diseñadores” que desconocen el romanticismo del vino, buscadores de dinero que igualmente podrían estar fabricando tornillos o ladrillos.

Los vinos artesanos, nuestros vinos, tienen alma, son capaces de trasmitir el esfuerzo y la dedicación de quien los ha creado, su honestidad y su personalidad, su tipicidad y su respeto a su historia, su cultura y su origen.
Un viticultor o bodeguero que plante cepas que no son de su lugar de origen, ajenas a su cultura, difícilmente podrá hacer un buen vino, pues comienza falseando su historia e incluso avergonzándose de ella, no respetando su tradición ni sus costumbres, y eso, queridos amigos, es un mal comienzo. ¿Qué honestidad puede albergar quien no respeta ni siquiera a su cultura y sus antepasados?

Elaborar un vino -y venderlo- debería ser vocacional, una decisión vital, que impregne de amor cada acto que ese bodeguero o viticultor va a llevar a cabo. Solo así se alcanzará la excelencia necesaria para elaborar el “Gran Vino”.
Con nuestra selección pretendemos apoyar moral y económicamente a todos esos viticultores que han dado y dan su vida cada día por conseguir un vino mejor, que pelean cada añada por obtener lo mejor de sus vides, seres humanos que luchan denodadamente por extraer el mejor fruto posible de una tierra muchas veces rácana y huraña con ellos.

Somos vendedores de pasiones, trasmisores de magia, emisarios del placer, canalizamos la poesía que el vino lleva dentro y os la ofrecemos en estado puro, y eso, «solamente eso», es lo que nos diferencia de los demás.
Por último, recuerda una de nuestras frases favoritas:

“En el mundo, no existen los vinos españoles o extranjeros,
caros o baratos, de buena o mala relación calidad-precio.
Solo hay vinos bien hechos o mal hechos.
Que nos den placer o que nos lo nieguen”.
Juan Ferrer Espinosa


Dedicado a Denis Mortet, Alois Kracher, Didier Dagueneau y Giacomo Tachis que estarán disfrutando de los mejores vinos con el Dios Baco.